lunes, 11 de junio de 2018

¡Pero Cura esto no puede ser! Tenemos a Ocurrencias Hípicas abandonado.


¡Pero Cura esto no puede ser! Tenemos a Ocurrencias Hípicas abandonado.

José Manuel  hizo un gesto suyo, encogiendo los hombros y bajando la cabeza mientras - como negando- la movía de un lado a otro, coincidiendo en que no puede ser, que le duele, pero que ahora le falta tiempo para escribir.
Y es verdad. Ahora y como siempre está aprendiendo y transmitiendo lo que sabe, pero por otros cauces.
Por suerte y gracias a su generosidad regalando lo que tiene, nos pasó el famoso Pen del Cura. Tiene tanta información y tan buena que nos dejó patidifusos. Rápidamente pedimos permiso para ir publicando en OH pequeñas notas de sus apuntes. Muchos de ellos necesitarán su explicación y aclaración y otros como él dice textualmente: “Nota bene (o aviso a lectores): estas notas evolucionarán mensualmente. ¡Qué digo, seguro casi semanalmente! Voy rectificando y añadiendo sin apenas descanso. Lo bueno del ordenador es que un texto suple al anterior muy fácilmente. Tiempo ha, había que darle la vuelta al lápiz. Ahora, con apretar un botón, sigue vigente el “saepe stylum vertas” pero sin dejar huella. En nuestro castellano castizo: a menudo, dale la vuelta al lápiz. O, rectificar es de sabios.”

Cómo el nombre de Ocurrencias Hípicas lo puso José Manuel, tal vez ahora sean –más que nunca-, auténticas ocurrencias, y la página web fue un regalo de sus hijos para que: “Papá, tú debes escribir lo que sabes, no dejes que se pierda lo que está en tu cabeza”. OH va a seguir cumpliendo su objetivo. 
Paz y que le sirva a alguien.
El equipo de Ocurrencias Hípicas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario