martes, 26 de enero de 2010

ACERCA DE LAS RIENDAS ALEMANAS

El otro día le explicaba a un alumno cómo hacer buen uso de las riendas alemanas, incluso con un caballo joven.

Cuando hablo de ellas, prefiero utilizar su nombre original: riendas deslizantes. Así las llamaba el que, según parece, fue su inventor a finales del siglo XVIII, el Duque de Newcastle. Pronto se pusieron de moda en Alemania y de ahí debe proceder el nombre actual, riendas alemanas.

¿Por qué prefiero el nombre de riendas deslizantes? Porque indican mejor su función: obligan o incitan a que el caballo baje la cabeza y estire el cuello, al no ofrecer un punto de apoyo constante. Para que esto ocurra, es muy importante que las otras riendas estén flojas. Al empujar al caballo con las piernas –enviándolo a la mano– y este buscar un punto fijo, la rienda va resbalando-deslizando por la anilla del filete siguiendo una línea descendente. El caballo sigue buscando un punto fijo que no existe, y finalmente acaba bajando la cabeza y estirando el cuello.

Si el cuello se estira (os recuerdo la “S” del cuello), no queda más remedio que dejar deslizar progresivamente las riendas entre los dedos, sin perder el contacto y manteniendo un mínimo de tensión que nos diga que es el caballo el que tira de nosotros y no al revés. De esta manera conseguimos lo primero que hay que pedir a un caballo: que su nuca avance –bajando la cabeza, estirando el cuello– hasta situarla encima de su boca. En esa posición seguro que relaja la mandíbula y, en consecuencia, las demás articulaciones. Su cuerpo se ordena y sus gestos se vuelven confortables

Desgraciadamente para el caballo, las riendas alemanas a menudo se utilizan justo al revés: tirando de ellas –lo contrario de “enviar a la mano”-, de modo que lo primero que hace el caballo es encoger el cuello (hay que tener mucho hábito para darse cuenta de ello) y, cuando ya no puede más, suelta el hierro y pone la boca debajo de la nuca hasta llegar fácilmente –más bien, facilísimamente– a encapotarse. Con lo cual, todo mal. En lugar de conseguir lo que queremos, es decir, desbloquear articulaciones –sobre todo relajar la mandíbula–, se queda detrás de la mano, con el cuerpo encogido y sus gestos en absoluto confortables. Y el j/a tan contento porque no siente ninguna resistencia en la mano. Nada que ver con lo dicho en el párrafo anterior.

Si tenéis alguna duda, consultad.

Espero que le sirva a alguien

10 comentarios:

  1. como las usan buenos profesionales y perduran en el tiempo no me atrevo ni soy nadie para dudar de su función/es pero es sólo una opinión que nunca (y las he puesto alguna vez) he creido en ellas o, al menos, que una buena equitación -educación del cuerpo (pierna, mano, etc...), que eso sí que es dificilísimo de obtener- no pueda conseguir, por si sola, los mismos resultados o mejores.....mi pregunta es ¿son realmente beneficiosas si son bien usadas y/o si se tratara de una cuestión de ahorro de trabajo, compensa el resultado por ser igualmente bueno o mejor y de la misma o mejor calidad y efectos que sin su uso?...

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que el problema de las alemanas, como de todo instrumento manual, es el uso que se haga de ellas: conocer y saber usar correctamente
    1ª cuestión: las riendas alemanas se diferencian de las normales en dos cosas: son deslizantes y son poleas. Como deslizantes puedo servirme de ellas para estirar el cuello y bajar la cara del caballo. Como poleas las podemos utilizar para doblar –flexionar el cuello, muscularlo o descontraer articulaciones. Todas estas posturas del caballo entran dentro de su gimnasia cotidiana. Es su uso natural
    2ªcuestion: Es el problema de una mano educada: nunca tira (Y nunca es NUNCA) y solo resiste cuando haga falta; siempre las riendas tensas con el fin de mantener el con-tacto continuamente. Yo empiezo todos los días queriendo hacer lo que pienso: “que el caballo sienta mis dos manos por igual en todo momento”; y que sienta no es que sufra. Probadlo.
    Un ejemplo para distinguir ambas acciones: tiramos con el bíceps, de la misma manera que tiramos del pomo de una puerta (blindadita se nota mas) para abrirla. Presionamos con los dedos para exprimir un limón, y la tensión la notamos en los antebrazos, donde están los musculos flexores y extensores de los dedos. Es cuestión de entrenarse en la diferencia, antes de que el caballo ponga problemas
    3ª cuestión: lo que se ve mas a menudo; lo normal que no natural, es utilizarlas para multiplicar la fuerza del j/a. Con la idea de someter al caballo, lo que se hace es humillarle porque se le imposibilita el gesto confortable propio de lo que queramos que haga.
    Para mi, lo mas importante del trabajo cotidiano de un caballo es procurarle el gesto confortable en cada tranco. Si te suena la palabra ergonomía, aplicala en el dia a dia. Es un replantearse las bases de la Equitacion todos los días. El que acopia conocimientos y reflexiona , necesita menos horas de experimentación. NO recuerdo quien dijo que “el que no aprende de la historia, esta condenado a repetirla”
    Paz y un abrazo, Edu

    ResponderEliminar
  3. Pues por supuesto que nos sirve José!! Parece todo tan fácil cuando lo explica alguien que controla tanto el tema... la verdad es que a la hora de la práctica todo es mucho más difícil, al menos para aquellos que llevamos (por desgracia) poquito tiempo disfrutando de estos bellos animales. Siempre es necesaria la teoría, así que con tus consejos y nuestro esfuerzo seguro que las cosas irán mejorando.
    Mil gracias por compartir con nosotros tus conocimientos. Yo los seguiré con mucho empreño.
    Un abrazo José.

    ResponderEliminar
  4. Me justaria saber, realmente que grado de importancia tiene en un concurso o monta diaria, montar en suspension o por el contrario ir bien sentado sobre la montura, puesto que numerosos jinetes realizan sus recorridos en suspension , y por el contrario otros lo realizan totalmente sentados.
    Aprovecho para felicitarte por tu bloc,y enviarte un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Ya hay estudios hechos acerca de la monta en suspensión. Sobre todo en la disciplina de raid, donde el j/a durante más tiempo es una mochila (o carga) para el caballo. Y ha quedado demostrado el alivio que es para el caballo el que se le monte en suspensión.
    En la disciplina de salto, desde hace un siglo en que Caprilli invento la monta en suspensión, cada vez se tiende más a ella. Razón fundamental: para que el dorso del caballo funcione bien (se enrosque), cuanto menos peso aguante atrás, mejor.
    La época en que los caballos de salto más poderosos (sobre todo los alemanes) requerían un asiento profundo para darles la gimnasia adecuada hace tiempo que paso, pero los habitos de las personas cuesta muchísimo cambiarlos, por eso aun se ven jinetes (amazonas pocas) con el culo pegado a la montura. Pero cada vez, menos.
    En la monta diaria, sobre todo al galope, es bueno alternar ambas posiciones. Sentados, siempre sobre los isquiones, y el culo resbalando y nunca dando culadas.
    Para mí hay una regla fundamental: CUANTO MAS DIFICIL ME LO PONGO YO, MAS FACIL SE LO PONGO AL CABALLO.

    ResponderEliminar
  6. Ya en otro articulo anterior he comentado lo de montar en suspensión. En el Raid, que es mi disciplina, casi siempre vamos en suspensión, y la prueba de ello es que los cabllos van mucho mejor y sufren menos.
    En las carreras de hipodromo cuando un jinete pierde los estribos, donde se queda?. Pues llega el ultimo, y esto por algo será.
    Lo que pasa con lo del asiento, es que viene de muy antiguo, que lo de dar culadas estaba muy mal visto, sobre todo en la vaquera, y nos pegabamos a la montura como lapas, y esta es la "mochila" que dice Jose Manuel.
    Saludos desde el Blog "EL RAID" de Gabriel.
    http://ggjineteraid.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Desde que leí el articulo de las riendas Alemanas o desliszantes, estaba deseando ir a montar para seguir los consejos de Jose Manuel. Hoy por fin pude salir al campo con las alemanas (riendas) y los consejos son perfectos, el caballo acepta el hierro y baja la cabeza a su sitio, perfectamente y con agrado.
    Articulos asi son una muy buena enseñanza para los jovenes jinetes y para los no tan jovenes.
    Muchas gracias José Manuel por tus consejos.
    Un saludo de Gabriel.

    ResponderEliminar
  8. Jose he llegado tarde pero bueno ya lei el mes de enero. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Me he encontrado por casualidad con este blog y lo primero que quiero es darte (¿puedo tutearte?) las gracias por él, porque aunque solo le he dado una ojeada, ,e parece que no solo eres un experto en caballos, sino que, además, sabes exponer de un modo muy claro tus conocimientos. Yo simplemente soy un aficionada a los caballos (aunque descgarciadamente nunca he tenido) que estoy colgando en mi blog un pequeño "Diccionario de burros, caballos, mulos,..." ¿Podrías facilitarme, por favor, una definición de riendas alemanas?. Gracias de nuevo, por todo. A partir de ahora, casi seguro, vas a tener un nuevo lector.
    Ernesto

    ResponderEliminar
  10. Me he encontrado con este blog buscando consejos para las riendas alemanas, y me ha gustado mucho, tengo una yegua que no se que hacer con ella, es noble es bella , es cariñosa y todo lo que se pueda desear, pero resulta que cuando la montas, la tengo hce poco, y al princiapio todo iba bien, pero cuando se ha hermanado con los otros caballos que tengo la cosa ha cambiando, no quiere ir la ultima , no quiera separarse de ellos, no quiera ni por asomo que la adelanten a galope ni a trote ni a nada, y para evitar mi contacto sube la cabeza a las nubes y tira como una descosida su boca se ha vuelto como de ormigon armado y no hay manera , ultimamente he coseguido que vaya mejor y mas tranquila junto a los demas, pero no paro de probar cosas, lo ultimo que he probado son las alemanas y no va mal, se relaja mas y hoy por ejemplo ha salido muy bien, de maravilla pero al poco se ha puesto a pelear, yo no quiero usar las alemanas si le van a hacer daño, pero si me he dado cuenta que con ellas va mejor, porque ya no sube la cabeza a no ser que pelee, y si pelea yo no tiro de ella, pero tampoco cedo, hasta que es ella la que cede, esto esta mal?? me gustaria saberlo porque no quiero perjudicarla en absoluto la yegua es un amor, pero lo que pasa es que no puede ir con otros caballos, sola es una maravila, pero con otros su boca se endurece, y no soy un jinete inexperto, los otros caballos que tengo los he domado yo, y tienen una boca maravillosa, pero claro yo no se como han tratado a esta yegua antes, y sobre todo lo que si se es que ella antes nunca estuvo acompañada por otro caballo porque se ha pasado la vida sola, solo quiero un consejo para no dañarla y conseguirque su boca deje de resistirse, y no se si las alemanas son lo mejor despues de leer esto, muchas gracias y espero un consejo.

    ResponderEliminar